• IPP LGTB+

Homenaje a Sandra Cabrera


El Director Ejecutivo del Instituto de Políticas Públicas LGBT+ Esteban Paulón participó del acto homenaje a 16 años del asesinato de Sandra Cabrera, fundadora de la Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina en Rosario y referente de las y los trabajadores sexuales de la ciudad y la provincia.


El acto estuvo encabezado por Miriam Auyeros y Gabriela Hamela, Secretarias General y Adjunta (respectivamente) de AMMAR Rosario y contó con la presencia de Georgina Orellano, Secretaria General de AMMAR nacional. Una presencia destacada fue la de Macarena la hija de Sandra.


Asimismo, participaron Diputadas y Diputados provinciales, Concejalas y Concejales de Rosario, activistas feministas, de la Campaña por el Derecho al Aborto legal, seguro y gratuito y del colectivo LGBT+.


Sandra Cabrera fue asesinada el 27 de enero de 2004. Le dispararon por la espalda en la nuca frente a una casa de Iriondo al 600, a dos cuadras de la Terminal de Ómnibus, la zona en la que trabajaba. Había denunciado a la Policía por la complicidad en el crimen organizado y la explotación sexual de niñas y adolescentes. La habían amenazado con matarla a ella y a su hija Macarena, que en ese entonces, tenía 8 años. El único imputado en el homicidio fue Diego Víctor Parvluczyk, ex subjefe de Drogas de la Policía Federal en Rosario y el último vínculo amoroso de Sandra. Lo absolvieron por falta de pruebas y en 2007 quedó sobreseído a pensar de los testimonios de las trabajadoras sexuales que lo incriminaban.


Por eso uno de los pedidos más escuchados durante el acto fue el de “Justicia por Sandra” motivado en la necesidad de terminar con la connivencia entre las fuerzas de seguridad y el delito, y en poner un punto final a la persecución y la impunidad.


Al respecto Esteban Paulón, Director Ejecutivo del IPP LGBT+ expresó “nos sumamos un año más al pedido de justicia por Sandra y por la legalización del trabajo sexual autónomo. Como bien se expresó durante el acto el trabajo sexual podrá ser legal o clandestino y, sin dudas, la clandestinidad empuja a la marginación y la violencia a miles de trabajadoras y trabajadores sexuales cada día.”


Asimismo agregó “Sandra fue una gran luchadora por el reconocimiento de los derechos laborales para quienes ejercen el trabajo sexual y se reivindicaba como puta, feminista y sindicalista. En tiempos de auge de las corrientes abolicionistas es central prestar atención a las demandas de las propias comunidades que, lo que están reclamando, es acompañamiento y protección del Estado en su actividad laboral.”

17 vistas

© 2020 | 4Garbarini Comunicación