• IPP LGTB+

Santa Fe: un año en blanco y negro

A un año de eliminada la Subsecretaría de Políticas de Diversidad Sexual provincial – la primera en su tipo en el país – Santa Fe dejó de liderar las políticas nacionales para el colectivo LGBT+. La falta de diálogo con las organizaciones de base, la unificación de estructuras que invisibilizan las políticas específicas, el cierre de los espacios comunitarios y la transferencia de responsabilidades a programas nacionales, son parte de las decisiones que borraron los colores del arco iris de la provincia.


Durante los últimos años la provincia de Santa Fe fue pionera en materia de diversidad sexual e inclusión del colectivo LGBT+ en Argentina y la región. En 2011 fue la primera en reconocer la Identidad de Género de una mujer Trans por vía administrativa, previo a la sanción de la ley nacional. Y apenas aprobada la norma, llevó adelante las capacitaciones al personal de salud para comenzar a construir la red más amplia de salud integral Trans del país.


En febrero de 2012 el Registro Civil provincial habilitó el Matrimonio Igualitario para extranjeros no residentes, ampliando las fronteras de una ley que nos llena de orgullo en el mundo. Y entre 2013 y 2014 el Ministerio de Educación emitió Resoluciones de reconocimiento de la Identidad de Género en el ámbito de las escuelas, promoviendo la inclusión educativa de un colectivo con altos índices de abandono escolar.

También fue referente al incluir en la ley de promoción y protección integral de niñas, niños y adolescentes, el derecho a la no discriminación por orientación sexual e identidad de género. Y pionera en el reconocimiento de las identidades de género Trans a las personas privadas de libertad.


La escala de las políticas públicas LGBT+ creció exponencialmente en diciembre de 2015 con la creación de la Subsecretaría de Políticas de Diversidad Sexual, el organismo de mayor rango institucional en su tipo del país y la región, en el marco del cual se implementaron las acciones de prevención y asistencia, promoción de derechos y fortalecimiento de la sociedad civil, creadas por el Decreto 2332/16, primer instrumento normativo del país en crear una política pública al respecto.


En el marco de éstas políticas se abrieron dos Casas LGBTI, en Rosario en 2016 y en Santa Fe en 2017, un Centro de Día LGBTI en Venado Tuerto en 2017 y, por medio de convenios con diversos municipios y comunas, y organizaciones sociales sin distinción de identidad partidaria, se fortalecieron acciones a través del financiamiento de proyectos seleccionados a partir de convocatorias abiertas a la comunidad.


También se realizaron eventos de visibilidad, capacitación y formación en municipios y comunas de todas las regiones de Santa Fe, acompañando la conformación de espacios de activismo local, con la mira en la sustentabilidad de los derechos conquistados. Junto al Gabinete Joven, Nueva Oportunidad y Ministerio de Educación, se fortalecieron las acciones de Educación Sexual Integral, promoviendo la capacitación y formación del personal directivo y docente, de asistentes escolares, promotores territoriales, estudiantes y participantes de los diversos programas.


Pero por sobre todo, por primera vez las políticas públicas LGBT+ estuvieron en el centro de la agenda de un Gobierno, protagonizadas en primera persona por las actoras y actores sociales de nuestro colectivo.


En el mismo sentido, conscientes de la extrema vulneración de derechos que padece desde siempre el colectivo Trans y no binarie santafesino y en todo el país, desde la Subsecretaría de Políticas de Diversidad Sexual se implementó el “Programa conjunto de Inclusión integral Trans”, diseñado y monitoreado junto al Sistema de Naciones Unidas en Argentina y la Federación Argentina LGBT.


Desde éste programa, liderado y conducido por integrantes del colectivo Trans, se implementaron, entre otras, diversas acciones que resulta importante repasar brevemente:

- Apertura de los Centros de Día Trans en las ciudades de Rosario (2017) y Santa Fe (2019). Espacios de encuentro, información y asistencia fruto de las iniciativas del activismo Trans en el cual se canalizaron las diversas demandas del colectivo. Hoy ambos están cerrados y sólo en Rosario se proyecta la inclusión de la población vinculada al consumo problemático en dispositivos ya existentes.

- Becas educativas para más de 180 personas Trans en toda la provincia. Programa discontinuado y “transferido” a las Becas progresar de la Nación. La Secretaría de Igualdad y Género sólo asiste en la inscripción.

- Capacitación y apertura de servicios de terapia hormonal en localidades de las cinco regiones de la provincia. A diciembre 2019 más del 80% de la población Trans que accedió al reconocimiento de su identidad estaba adscripta a un centro de Atención Primaria de la Salud. Desde enero de 2020 se comenzaron a registrar faltantes de hormonas en diversos Centros de Salud, así como insumos para la prevención del VIH, sumado a las nulas campañas de difusión sobre ambos aspectos.

- Realización de 145 operaciones en el marco de la ley de Identidad de género. Descontinuadas desde diciembre 2019 y durante todo 2020, incluso antes del inicio de la pandemia COVD-19.

- Apoyo y acompañamiento a la aprobación de ordenanzas de Cupo Laboral Trans en 12 localidades de la provincia y la ley provincial en octubre de 2019.

- Reconocimiento de la Reparación histórica a las víctimas Tans de la última dictadura militar, primera y única en su tipo en América latina.

- Financiamiento de proyectos de capacitación, fortalecimiento y empleabilidad en diversas localidades provinciales y sin distinción de pertenencia partidaria.

- Espacios de diálogo permanentes con referentes de toda la provincia sin ningún tipo de discriminación.

- Primera encuesta sobre vulnerabilidad de derechos del colectivo Trans, junto al Instituto Provincial de Estadísticas y Censos. Un esfuerzo que insumió 9 meses de trabajo, alcanzó las 400 entrevistas domiciliarias en toda la provincia e implicó la capacitación y movilización de 20 encuestadores y encuestadoras Trans, y el primero en su tipo del país, por escala y profundidad. La información no procesada a noviembre de 2020 fue descartada por los equipos de la Secretaría de Estado y el IPEC, perdiendo una herramienta fundamental para el diseño de las políticas públicas.

Un caso emblemático lo representa el Servicio de acompañamiento a las infancias Trans, hoy descontinuado. Creado en 2017 fue el único servicio estatal del país y nació como política pública para articularse a las Subsecretaría de Niñez y los servicios locales en Santa Fe. Acompañó a más de 140 niñas, niños y adolescentes Trans, sus familias y entornos significativos, y hoy se sostiene desde la sociedad civil, por medio de un convenio financiado por ONUSIDA. Pasó de ser una política pública reconocida regionalmente, a ser asumido por los colectivos para no desaparecer.


A contramano del Gobierno provincial conducido por Omar Perotti, el Gobierno nacional a partir de diciembre de 2019 decidió jerarquizar institucionalmente las políticas de diversidad sexual creando, justamente, una Subsecretaría en el marco del Ministerio de las Mujeres, Género y Diversidad. Una no tan sutil diferencia entre ser visible y existir en la “raviolera” del Estado, o volver a ser una política subsidiaria de otras de mayor rango que ni siquiera ubican a referentes del colectivo LGBT+ en la primera línea de las decisiones.


Seguramente, muchas han sido las materias pendientes que deja la experiencia de cuatro años de la Subsecretaría de Políticas de Diversidad Sexual de Santa Fe. Pero lo que también es seguro es que la eliminación del área específica de llevarlas adelante, ampliarlas y mejorarlas, difícilmente contribuya a instalar las políticas LGBT+ como políticas de Estado. Esto debería ser parte de los consensos básicos del sistema democrático santafesino, si realmente queremos superar la histórica vulneración de derechos y la discriminación que hemos padecido las personas LGBT+.


Porque, como decía el expresidente francés François Mitterrand, “extirpar nuestras raíces creyendo que vamos a germinar mejor, es el gesto suicida de un idiota”, recuperemos nuestras raíces y volvamos a pintar la provincia, de todos los colores.

28 vistas0 comentarios

© 2020 | 4Garbarini Comunicación